Allen v. Farrow: La serie documental de HBO sobre la turbulenta historia del director y la actriz

Aunque gran parte de la miniserie trata del drama judicial, los directores Kirby Dick y Amy Ziering también dedican tiempo a los críticos de cine

A pesar de lo que pueda sugerir el título y de lo acostumbrado que la televisión y el cine nos tengan en las producciones donde haya un juicio, Allen v.  Farrow no es el sitio donde uno escuchará más de una versión de la historia. La serie documental de cuatro partes de HBO y dirigida por Kirby Dick y Amy Ziering (On the Record) cubre el caos que se produjo cuando el director Woody Allen fue acusado de abusar de su hija adoptiva Dylan Farrow en 1992.

 

 

Pero, en realidad, lo que hace es presentar el caso que Mia Farrow ha estado tratando de hacer, antes y ahora, sobre el supuesto comportamiento de Allen y su impacto en su familia. Y esta vez, esas acusaciones se han convertido finalmente en algo completamente digno de presentarse en un documental dramático.

Allen v. Farrow

Allen v. Farrow

¿Cuándo dejar de ver las películas de Woody Allen? ¿Al saber que se casó con la hija adoptiva de Mia? ¿Al saber que Dylan Farrow, una de sus hijas adoptivas, le acusara de haber abusado sexualmente de ella cuando tenía 7 años? ¿O al conocer que Kate Winslet dijo que se arrepentía de haber trabajado para él? ¿O es que a pesar de todo, como ser pensante, logras separar el arte en sus películas de la vida privada del artista o porque nunca has creído las acusaciones criminales?

Allen v. Farrow, una serie documental de HBO, se dirige directamente a este último subgrupo de espectadores, los que de una u otra forma están del lado del afamado director. Su intención es clara: Después de soportar las cuatro partes, te unirás al boicot contra Allen.

Los Farrow

La primera parte comienza con Dylan Farrow, ahora una madre de 35 años, hojeando libros de recortes con imágenes de Allen recortadas. Pero los recuerdos de su padre son muy importantes. Habla con elocuencia de su extraño comportamiento hacia ella cuando crecía, de cómo a menudo ignoraba a los otros niños para pasar tiempo con ella, la engatusaba para que se chupara el dedo, le metía la cara en un plato de espaguetis cuando se atrevía a llamarle "Woody". También detalla sus afirmaciones de que Allen la llevó al ático, animándola a jugar con un juego de trenes eléctricos mientras le tocaba sus partes íntimas.

Allen ha negado las acusaciones, pero también ha rechazado las peticiones para ser entrevistado. Woody, Soon-Yi Previn y otros posibles partidarios de Allen nunca son entrevistados para la serie. En su lugar, los realizadores se basan en extractos de la versión en audio de su libro de 2020, 'A propósito de nada', y en fragmentos de su campaña publicitaria después de que surgieran las acusaciones en contraste con la versión de los hechos de Farrow, que por lo demás dominan la narración.

Todos contra Woody

Dylan Farrow

Casi todos los que aparecen en la cámara están del lado de Farrow y de su madre, Mia, que también es entrevistada ampliamente. Hay testimonios de Carly Simon, Gloria Steinem y el columnista del New York Times, Nicholas Kristof. No tienen muchas pruebas para respaldar su historia, pero su mera presencia lo dice todo. La defensa más sólida de Allen, un informe de una clínica de abusos sexuales que concluía que Dylan era una "niña poco fiable", es descartada por un experto tras otro.

Aunque gran parte de la miniserie trata del drama judicial, los directores Kirby Dick y Amy Ziering también dedican tiempo a los críticos de cine, en su mayoría mujeres que admiran el catálogo de Allen, o que lo hicieron alguna vez. Señalan su obsesión en la pantalla con los romances complejos, sobre todo en "Manhattan", sugiriendo que las historias podrían verse como su forma de condicionar al público para que acepte la idea, sin escandalizarse, de un hombre mayor que se acerca a las adolescentes.

En cierto modo, funcionó

Woody-Oscars

Incluso después de que Dylan y Mia acusaran por primera vez a Allen de abusos en 1992, su carrera siguió floreciendo. En los últimos 30 años, ha sido nominado a nueve Oscars, ganando uno en 2012 por su guión de "Midnight in Paris". Recibió una gran ovación en los premios de la Academia de 2002 cuando se paseó por el escenario sin avisar para rendir homenaje a Nueva York. Los Globos de Oro le honraron en 2014 con el premio Cecil B. DeMille.

Pero vivimos tiempos diferentes. En el episodio 4, la película señala que el movimiento #MeToo acabó derribando a Harvey Weinstein y a Bill Cosby. Ahora es el turno de Allen. Tal vez sí, tal vez no. Un caso reciente es que en marzo de 2019, HBO emitió "Leaving Neverland", un documental que presentaba un caso convincente de que Michael Jackson era culpable de abusar a niños. La respuesta: Las complacencias en radio de sus canciones subieron ese año. Thriller volvió, tras su caída en 2018 ante Eagles:Greatest Hits, a ser el álbum más vendido del mundo. Dangerous, subió sus ventas como la espuma.

¿Con quién estás, con Allen o con Farrow?

 

Te puede interesar...

Notas Relacionadas
Las últimas de Dedo Gordo